Blog de setas y hongos de Emilio Jose Setas

Microclimas y setas de invierno

Articulo 146

Habitat de las trompetas de los muertos

Estimados blogueros:

Cada vez sois mas los seguidores de este blog, se cuentan por muchos miles cada semana, es por eso que intento contaros el día a día de cómo está el bosque, un emplazamiento muy generoso que nos ofrece ya no solo setas sino muchas cosas más, poco o nada hay en internet que os de una información tan de primera mano cómo este blog y yo como siempre os reitero mi agradecimiento por vuestras visitas.

Empiezo ahora con una pequeña descripción sobre el hábitat en el que cojo las trompetas.

Cuando uno se pone a coger setas fuera de temporada la palabra fácil no existe en el diccionario, por regla general todos los pasos que damos en otoño que es la época del año más fructífera en cuanto a especies, se diluye en los meses de invierno como el agua arrastrada por un barranco.

Hay que cambiarlo todo y esperar que las setas fructifiquen, algo bastante habitual pero que no ocurre todos los años con las mismas variedades, pero que por el contrario sí que se suele dar con distintas variedades, todos los años por estas fechas no tiene el porqué haber trompetas de los muertos, pero si tener otro variedad de setas en sitios y hábitats distintos.

Para mí el mas engorroso de todos son los setales de trompetas de los muertos y los de las Lutescens, por su dificultad para acceder a ellos y luego lo complicado de andar por allí, es un laberinto de arboles caídos de años atrás por el viento y una maleza que ni yo me acostumbro a ella y eso que ya son muchos años los que voy por allí y cuando vuelvo a la temporada siguiente, me fijo en lo que han crecido las Ericas y las hay de un tamaño de más de un piso de altura, cuando son así de grandes ya no hablamos de matorral, son arboles con un tronco central grueso y casi de igual tamaño a los que tiene el mismo árbol a su alrededor.

Entre las Ericas, los Cistus, pinos y mas tipos de arboles y matorral, aquello se convierte en un sitio de difícil acceso, por lo intrincado que esta y una vez allí estas todo el rato avanzando casi de rodillas, a eso añadirle zarzas, aliagas, enredaderas con pinchos y un sinfín de contratiempos en forma de púa que se clavan con solo mirarlos.

Todo este gran problema queda relegado a un segundo plano, por la fascinación que supone verte el suelo lleno de setas, es un paraíso para ellas, un pequeño gran microclima que hace que todo lo que me cuesta llegar, las heridas en las piernas que me produce tanto el ir y como el rato que estoy allí se disipen en un santiamén por una vuelta al coche lleno de las setas y que producen esos sitios en épocas fuera de temporada para ellas, a eso hay que añadirle que estamos en enero y que siguen saliendo, que las estoy cogiendo desde principios de diciembre y que van a durar un tiempo más, pues como que estoy de enhorabuena.

Que es un terreno que te da una sensación de salir corriendo y no volver por allí, desde luego, que con cada pinchazo que te das que son muchos te vas acercando mas y mas a las setas, también, es cuestión de relajarse y de no pensar en ello, sino os prometo que seria para no volver, pero claro el decir…..dos o tres cestas y a casa, es muy goloso.

Esta semana voy a volver a hacerles una visita, una visita a esas trompetas de los muertos que tengo creciendo y que volveré al pincho como yo lo llamo, ya que estamos deciros que tengo unos fotos muy reveladoras a la hora de elegir las setas en el monte os pondré un par en otro artículo para que comparéis lo que cojo y sobretodo la manera que tengo de hacerlo.

 Me dije un día que no volvería a por Lutescens, de hecho ya hacia muchas semanas que no iba, porque estaba midiendo unos datos para varias cosas y era para mí demasiado desplazamiento de un lado al otro, pero mirad por donde….el otro día me dije Emilio….date un caprichito, vete a coger unas Lutescens y nada así lo hice, no hace falta que os diga cómo estaba el setal, ya os podéis hacer una idea, se cogen las setas casi sin querer ir a por ellas, pero volviendo a lo de antes y sin salirnos de la historia que os estaba contando, enero es un mes fabuloso para las setas haga el tiempo que haga, pero única y exclusivamente hay setas en los microclimas, se entiende en una cantidad razonable y seta de esa calidad, el que tiene un microclima tiene un tesoro, el que tiene una veintena como yo, pues eso…..

Este articulo es para que veáis su hábitat las fotos de las trompetas las pondré en otro artículo más adelante.

Un saludo negro, muy negro desde el pincho.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.