Blog de setas y hongos de Emilio Jose Setas

Cogiendo Trompetas de los muertos en Navidad

Articulo 147

Trompetas de los muertos en invierno

Buen titulo para terminar el año, que el año se fue y las trompetas en enero prometen dar mucha guerra, de hecho puedo asegurar que son la primera plaga de setas de esta nueva temporada micológica de 2012.

Estando como estamos en enero y viendo el bosque como esta, solo me queda decir que es un privilegio conocer setales como los que he ido encontrando con el paso de los años y que lo mío me ha costado, disponer de setas a mi antojo, ir a buscarlas cuando quiero, cualquier día para mi es bueno y si es entre semana pues mejor, si ahora hay algún fin de semana que estoy saliendo y no hay nadie, entre semana hay menos que nadie, pero por supuesto hay que ir a recogerlas cuando están ellas en su punto, vamos como si fuera una fruta madura.

El cogerlas se convierte en una faena con tiempo y dedicación para no dañar ni arrancar las pequeñas que se encuentran a alrededor, con ello, consigo que el ciclo continúe y como digo muchas veces alargar la vida del setal y por lo tanto de la salida de setas.

Los dedos se ponen a trabajar de la misma manera que si tocáramos un piano, son dedos al viento, rozando suavemente las setas, cogiendo las grandes y apartando el resto, una vez “clareo” los manojos o una mancha entera, se queda el suelo, lleno de pequeños “alfileres” en forma de seta con un sombrero minúsculo que dándolo su tiempo se convertirá en una seta en condiciones para poderla coger, todo esto multiplicándolo por la cantidad de individuos que pueblan el suelo y que cuando estén en su punto más alto de desarrollo me darán dos o tres cestas nuevas de trompetas.

A todo ello hay que sumarle la dificultad de movimiento, porque está la zona muy tupida por la vegetación y es bastante oscura, que no salgo a coger trompetas los días nublados, solo los días de mucha luz, pues allí el suelo es muy oscuro, con seta oscura y hay que tener mucho cuidado en donde pisa uno, es como si jugaras a un juego de la wii y a veces tuvieras que hacer unas poses dignas del mejor equilibrista, dar un traspiés o poner un pie donde no toca es romper mucha seta, demasiada, por eso hay que ser muy cuidadoso para andar por allí y no entrar a las primeras de cambio, ese es uno de los motivos de muchos otros por lo cual siempre me voy solo a esos setales de trompetas de los muertos y que tengo tan en secreto, hay que ir muy despacio y sabiendo muy bien lo que haces a cada segundo y en cada movimiento, todo tiene que ir coordinado al máximo, para que una vez salga de allí quede todo intacto, tal cual estaba antes de entrar.

La diferencia del antes y el después, es la cogida de setas que llevo de vuelta al coche y las que me quedan por hacer, otra de las cosas que hago es aun teniendo trompetas el setal es dejar de ir a cogerlas cuando empiezan a menguar la salida de las pequeñas, es porque el ciclo empieza a resentirse y por lo tanto entramos en el principio del fin del setal, cada año es distinto, hay año que duran solo dos semanas y otros que lo hacen por dos meses o quizás tres, depende de cómo vaya todo, nunca termino en periodos largos de coger las trompetas hasta el final del setal, una porque seguro que estoy metido en otras setas, tipo Marzuolus o hasta un año que llegue a las Colmenillas y ya no vuelvo a por las trompetas, algo que si que he hecho muchas veces con las Lutescens, abandonar los setales de ellas, si no estaría  cogiéndolas hasta casi verano.

Con lo anteriormente explicado he podido observar que cada vez los setales o las manchas como queráis llamarlos son más grandes, pues como todas las setas en su ciclo final comienzan a esporar y son por regla general las más grandes, entonces ya no cojo ninguna, todo se queda tal cual, alguna que otra vez me ha pasado de ir con ilusión al sitio a coger trompetas y llegar al destino y verte la esporada ya alrededor de los manojos, la seta sigue perfecta es el principio de la expansión para el día de mañana del setal y por supuesto lo que me va a dar más setas a las que ya hay en la próxima temporada, que las podría coger y llevármelas a casa, sí, claro, pero para qué? En unos meses se va a notar bastante y en varios años no os lo quiero ni contar, me he ido de vacio no he cogido ni una seta, pero me he marchado a casa mucho más contento que cogiendo varios kilos de ellas, eso es sembrar para el día de mañana, en un campo siembras las semillas para recoger la cosecha en la temporada que le toque, pues lo mismo que esto, solo que la semilla de las setas son sus esporas.

Por eso hay que disfrutar del monte y de las setas, yo lo hago como el que más, pero también me gusta llegar al año próximo y poder ver que hay setas nuevas donde antes no las había habido nunca, es muy reconfortante, y seguir viendo que las cosas las sigo haciendo bien……

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.