Blog de setas y hongos de Emilio Jose Setas

Especial artículo 150

Articulo 150

2 de Enero de 2012

Este no es un artículo mas, es el 150 y quiero que sea especial tanto por su número como por su contenido, así que voy a empezar con él:

Erase una vez una salida planificada con bastante tiempo de antelación como tantas otras, pero que tenía como referente la fecha de la misma, un 2 de enero del 2012.

Llegue al sitio a primera hora de la mañana, día estupendo en cuanto a temperatura y a luz, la claridad del día era imprescindible para como dije en un artículo anterior no pisar las setas, pues cuando llego a los setales existe una oscuridad muy alta por lo tupido del sitio.

El sol empezaba a coger altura y yo empezaba mi pelea habitual con todo los matorrales y pinchos que me salían al paso, procurando avanzar de manera pausada para no clavarme más los pinchos en las piernas y por supuesto nada de estirar fuerte cuando notas el primer pinchazo porque entonces estas perdido.

Ese día prometía, iba andando muy relajado y sin ninguna prisa, porque con el entorno que os estoy contando las prisas no son buenas consejeras, tiempo tenía todo el del mundo y atravesar un bosque en esas condiciones con una cesta en cada mano no es fácil ni nada que se le parezca.

Pero después de casi dos horas de recorrido llego a mi destino, a la zona de las trompetas de los muertos y allí están ellas en todo su esplendor, firmes y rectas al cielo, ahora una vez allí y con esas vistas quedaba lo más laborioso elegirlas, para poder volver más adelante, algo que desgraciadamente creo que no hará…..vamos a decir “casi” nadie, por no decir nadie, ahí es donde radica uno de mis mayores éxitos, en guardar y dejar crecer para el día de mañana, porque setales puedes tener muchos pero si no los cuidas no tienes nada, una o dos cogidas y se acabo, tener setales como los que conozco sin cuidarlos es un sin sentido.

Partiendo de la base de los últimos comentarios que puse en artículos anteriores haciendo referencia a la falta de agua, esto cobra mucha más relevancia, una cosa es que tengas las condiciones climatológicas que ellas necesiten para salir y otra muy distinta es no tener nada de nada en semanas, por eso son microclimas, porque no les hace falta, imaginaros como se me van a poner las que deje allí con la lluvia de la semana que viene.

Este es uno de los setales que deje crecer en diciembre y que “salte” al que me fui ayer, los voy compaginando a mi manera y a conveniencia de lo que sea más beneficioso para el setal, este que fue el que cogí el día 2, estará para darle un vistazo en breve, pero el de ayer día 12, lo dejo para febrero, su crecimiento viene a ser más o menos el mismo, lo que cambio en volver en una fecha u otra, es el tamaño de las que me deje en el último viaje y así sucesivamente.

Los microclimas poseen una riqueza inmensa, ya no solo de setas si no de todo lo que lo componen, son sistemas muy frágiles que hay que conservar y procurar no dañarlos, porque solo con andar es quizás demasiado agresivo para su delicado entorno, imaginaros por un momento cuatro o cinco personas andando por allí, sería una catástrofe, ya no por la seta, para eso se tiene que saber cuándo ir y donde están, sino por la cantidad de ramas, flores o plantas que se romperían, por eso yo les tengo tanto aprecio y disfruto tanto con ellos, para mí lo de las setas hace ya mucho tiempo que paso a un plano diferente, mi objetivo ahora es entender el porqué de las cosas en la naturaleza, el desarrollo de todas las setas, algo que ya casi tengo muy bien aprendido y seguir saliendo a esos bosques, donde solo se oyen a los pájaros y a todo los animales que viven en el, las trompetas que sigan saliendo y el resto de setas también, yo estaré allí para darles la bienvenida como se merecen.

Fijaros también en el detalle de ir en manga corta a principios de año, es lo mismo de siempre temperaturas demasiado altas para esa fecha y todas las anteriores, por eso ha dado como resultado la salida de setas que ha habido y las que habrá, ningún año nuevo se paran las setas, ni por hielo ni por nieve, este año ha habido nada de lo primero y poco de lo segundo, sobre todo en mis últimos viajes a Boniches que son dos salidas de finales de diciembre que quiero compartir con vosotros y que subiré en breve.

Las fotos que pongo hoy del día 2, no tienen nada que ver con las del día 12, estas últimas son muchísimo más espectaculares….pero eso ya forma parte de otra historia.

Ellas me avisaron con un “Tranquilo, no te dejare tirado” pero claro ya no se referían a ese día sino a la próxima salida a por trompetas y la verdad es que cumplieron su palabra con creces.

Hoy hago un alto en el camino, os voy a poner lo que cogí ese día, aprovechadlo que no se si volveré a colgar a lo largo de todo este año otra salida en su totalidad.

Emilio.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.