Blog de setas y hongos de Emilio Jose Setas

La “cueva” de Emilio y sus doscientas setas.

Articulo 171

Calocybes gambosas del mes de junio

Con este título que se parece a un cuento de las mil y una noches paso a contaros uno de los mejores sitios que tengo para coger Calocybes gambosa en fechas ya muy adelantadas y cuando en otras zonas no queda ni uno, o bien lo que queda es todo un gusano.

El nombre de la cueva, no le viene en absoluto nada mal, está en una ladera de unos 4 metros de ancho por unos 12-13 de largo, tiene orientación noroeste y solo hay acceso al interior por dos sitios y no se puede entrar de rodillas hay que dejar todo el cuerpo en el suelo y entrar reptando hacia a dentro, una vez en el interior hay un espacio perfecto para ponerte de rodillas pero procurando no hacer movimientos raros porque entonces sales de allí hasta las cejas de arañazos, en el interior hay un oscuridad casi total, aunque a veces entre a medio día cuando el sol está bien alto, tiene también un par de agujeros en la parte central de la masa de pinchos, que aporta algo de luz al interior, pero que llega solo donde están los dos agujeros y poco mas, su orientación lo protege muy bien del calor y crea un microclima excelente para que en su parte central salgan unas setas de San Jorge con unos tamaños desmesurados  y en mucha cantidad, la masa de vegetación que lo compone son rosáceas y todo el tipo de pinchos que os podáis imaginar, algunas de las púas superan los cinco cm de tamaño y hay que tener mucho cuidado a la hora de moverse dentro de esa vorágine ya que es una masa de pinchos apuntando en todas direcciones, una vez dentro de ella, el espectáculo es digno de ver, dos corros inmensos de setas haciendo casi un “X”  blancos como la nieve en un suelo negro como el carbón, este año ha crecido un poco más el corro y ha llegado casi hasta un metro del final del matorral, para que os hagáis una idea es como una isla en medio de la nada, cuando se relaciona perretxicos con prados me rio yo de eso, ahí es donde va todo el mundo y donde está todo muy repasado, lógico teniendo en cuenta que es lo más fácil y lo que más a mano esta, a las setas de este microclima las llevo observando ya desde hace tiempo y viendo como he dicho antes que se estaban acercando peligrosamente a los limites del pincho y que alguien los podía ver, los tape a conciencia y deje que siguieran creciendo para volver a cogerlos cuando considerara oportuno, ese día fue el 7 de junio de 2012 y se porto….vaya si se porto, con el tamaño que tenían cogimos dos cestas, nos costó bastante ya que a veces te quedabas enganchado por varios sitios sin casi poder moverte, aunque íbamos preparados para la ocasión, manga larga, encima manga corta, gorra y guantes, algún que otro pinchazo nos metimos por el cuerpo, el amigo que venía conmigo rompió el suéter que llevaba por varios sitios, a mi me supo mal y así se lo dije, que sentía el rato que le había hecho pasar (Que conste que iba avisado, jajajaja) y me contesto que no tenia precio el haberlo llevado a ese sitio, el haber compartido con el uno de mis mejores setales y por supuesto que nunca se hubiera imaginado el poder ver eso a estas alturas de temporada, tan grandes, tan frescos y en esa cantidad, yo a todo eso le conteste….estimado amigo, soy un hombre con recursos y el monte me ha enseñado muy bien,  a lo que contesto….doy fe de que esto ha sido una locura, fuera hacia un calor insufrible y dentro la temperatura tiene varios grados menos que todo el resto del monte, por eso están y con esa calidad.

Este año también he podido observar  (hay que fijarse en todo) que la hierba a protegido todos los límites del sitio, todos los que están a la parte de la sombra, dando mayor humedad dentro, para que lo entendáis os voy a hacer unos dibujos y después los subiré aquí, explicando todo lo que es aquello.

Quería haber ido a este sitio mágico un par de días antes, pero no pudo ser, haciéndole caso a mi buen amigo Andrés, subí de nuevo a Cataluña y como le prometí esta vez me quede con él un par de días.

Andrés, ves como tenía yo razón, que aquí tengo los Moixernons plantados, aunque los que me baje de tus corrales no tienen desperdicio, por aquí a no ser que conozcas muy bien el monte ya no hay y lo que hay tiene mucho gusano, demasiado calor, pero ya sabes que me gusta mucho salir contigo y que cambiemos experiencias seteras a pie de bosque, luego lo de las setas llega incluso a ser circunstancial.

Abrazos.

Los comentarios están cerrados.