Blog de setas y hongos de Emilio Jose Setas

Agitadores de julio

Articulo 176

Microclimas de verano – Niscalos 2012

Con casi dos mil palabras de texto, este nuevo articulo se puede considerar totalmente diferente a los demas articulos que forman este blog por el contenido del mismo, espero que os guste.

Con una situación de lo más surrealista, paso a contaros lo que me paso esta segunda semana de julio.

Estaba yo en uno de mis sitios más tempraneros de setas, a la caza de alguna variedad despistada cuando empiezo a oír algunos ruidos de ramas delante de mí, ese ruido ya lo había oído antes (O al menos eso creía yo, por lo menos sonaba igual) Creía que se trataba del roce del cuerpo de algún animal tipo ciervos o cualquier otro, rascando su cuerpo en algún árbol para despojarse de los parásitos.

No lo tenía muy lejos de mí, unos 30 metros, pero estando la mañana en calma sin nada de viento se oía perfectamente, la verdad es que en termino de setas no había visto nada que mereciera la pena hasta solo dos metros más delante de mí, allí estaban!!!!! Los primeros agitadores de la variedad deliciosus delante de mí, que alegría, siendo los primeros y fuera de temporada como te que pones más contento que unas castañuelas…pero queridos y estimados amigos todas las historias por buenas que sean tienen un “pero” y este era de los gordos…..

Paso a contaros un poco lo que hay por allí….

Con un montón de lo que nosotros llamamos pimpollos (Pinos pequeños) y estando muy juntos unos de otros, tanto que a veces no se puede pasar pero que crea un tupido manto para mantener la humedad del suelo ya que ahí no llega el sol, el simple rocío de la mañana que va cayendo gota a gota al suelo deslizándose por las pequeñas ramas de los pinos crea una atmosfera perfecta para el desarrollo de las setas, imaginaros cuando llueve como se pondrá aquello, pero bueno vamos a lo que os estaba contando…me vino justo mirar el suelo y ver esa mancha de níscalos y levantar la vista para ver que lo que venía hacia mí, era un pedazo de toro de los que hacen historia, ni en mis mejores años corriendo vaquillas por las calles de Cullera había visto semejante bicho, al no llevar cencerro yo creía que sería como os he dicho antes cualquier animal, pero no…era un pedazo de bestia, solté la cesta y salí corriendo hacia un árbol que tenía en una suave ladera a unos tres metros a mi izquierda, subiendo de dos saltos que todavía me pregunto cómo pude subir con esa rapidez y a esa altura, el pino en cuestión, estaba en el mejor sitio posible y desde luego cuando tocaba, si me pilla unos veinte metros más a la derecha, me pilla en medio de un claro, pero como allí daba el sol, estaba buscando las setas más a ras de la sombra del bosque y de los pimpollos.

Tenía el bastón clavado en tierra porque me disponía a coger los níscalos, estaban preciosos recién salidos y pequeños, pero claro salí de allí como alma que se lleva el diablo a todo lo que me cuerpo daba, una vez estaba en el pino el animal soplaba, rascaba con la pezuña el suelo y tenía el rabo todo arqueado, mala señal….eso ya lo había visto con las terneras cuando tienen a sus pequeños y alguna vez que otra me a tocado dar un rodeo, aunque siempre procuro no molestar a ningún animal y dar la vuelta que haga falta, sea lo que sea que vea, porque yo siempre me considero un intruso en el bosque, los dueños amos y señores de ese entorno, son ellos y por lo tanto les pertenece a ellos.

Para resumir esta historia que ahora me arranca una ligera sonrisa, pero solo ahora, porque pensando donde estaba, que era en un sitio muy  escondido, solo con accesibilidad a pie y después de andar mucho, que allí siempre había habido terneras y una posible cogida de esa fiera de más de 400 kg, pues el resultado podía haber sido otro.

Ahora tengo un gran dilema, se que están fuera los rebollones, también que por primera vez en todos mis viajes a ese enclave hay toros de lidia, que no llevan nada que produzca ruido y que no está marcado con el cartel de “Reses bravas” qué bueno eso también se puede achacar a alguna que otra vaquilla, pero no…esto son toros como la copa de un pino y digo “son” en plural, porque después vi en el siguiente barranco más de cincuenta juntos, no haberlos visto antes….

Lo que sí que me sorprendió es ver doble valla que hace unos días no estaba y con electricidad, tenía otro alambre, junto al hilo de plástico que había y tampoco le di demasiada importancia, eso sí, al ver el hilo de metal, lo toque con suavidad y rapidez porque me lo imaginaba y así fue, tenia electricidad.

Que estáis pensando que esto se termina aquí….pues no, ahora viene lo bueno, el toro no se iba ni cantándole un pasodoble, yo disponía de todo el tiempo que quería no tenía prisa, pero esa bestia parda tenía más tiempo disponible que yo, iban pasando los minutos y solo ante cualquier leve ruido que se producía por allí, tipo algún pajarillo insectívoro que iba saltando por el tronco de los pinos y una ardilla que tiro un par de piñas, nada más, eso fue lo único que desvió su atención durante solo unos segundos, el resto del tiempo tenía sus ojos negros clavados sobre mi desde el principio, seguro que estaba pensando….Se me ha escapado por poco, pero si se creía que iba a bajar de donde estaba lo tenía claro el animalito, estaba bien sujeto a un pino albar, que sabéis que tiene muchísimos brazos y gruesos, por eso podía perfectamente aguantar lo que me echaran, llevaba una mochila con comida, agua, GPS, dos móviles, walkies, mapas y alguna que otra cosa como medidores, así que ya veríamos quien se cansaba antes, si la cosa se hubiera puesto chunga en pasar mucho tiempo pues ya hubiera pedido ayuda, pero estaba seguro que era cosa de tener paciencia, aquello era un tira y afloja él quería que bajara y yo que se fuera a tomar fchvakhns (Sin traducción)

El tiempo pasaba, iban sumando minutos y la cosa seguía igual, la verdad tengo que deciros que por la forma del pino, estaba en una posición muy relajada, pero a mí me preocupa que empezó a moverse de vez en cuando un poco, solo dos o tres metros a su alrededor, pero sin alejarse en absoluto, y estaba empezando a pisar la mancha de níscalos!!!!! No es que hubieran muchos, yo calcule al primer golpe de vista y lo que se veía desde la altura con esa panorámica que estaba yo que eran unos dos metros o dos metros y medio del suelo, una cincuentena de delicosus, eso era lo que había en un primer momento, pero claro, patas hacia delante, patas hacia atrás, que si vuelvo a rascar suelo por quinta vez en un minuto que si hago otro amago de arrancar hacia el árbol, vamos que me puso malo, solo viendo la que estaba liando, si por eso fuera poco, empieza a hacer sus necesidades y de todo no se privo de nada, todo encima de la mancha de setas, ya me daba igual lo que hiciera se había cargado casi el cien por cien de los níscalos, preciosos agitadores, pequeños, recién salidos con un color naranja que tiraba para atrás y que estaban hechos puré, por fin cuando a él le vino en gana, tan rápido como vino se fue, se marcho al trote y parecía más un caballo que un toro, se ve que dijo a este…ya le he dado la mañana, me he divertido un rato y ahora a pastar un rato, será nhgevosnfr (Sin traducción) pensé yo…estuve unos quince minutos más sobre el árbol después de ver como se iba y poniendo la oreja por si se le ocurría volver, así que estuve 47 minutos con el debajo de mi, mas esos quince minutos más para asegurarme que se había marchado y no llevaba intención de volver, total sesenta y dos minutos colgado del árbol como los monos, cuando por fin baje me di cuenta de que estaba todo machacado, bueno casi todos, cogí unos cuantos, que se podía haber convertido en la primera gran cogida de níscalos de la variedad deliciosus del año, porque estamos en julio, no es temporada y hace muchísimo calor, pero el toro se porto medianamente bien conmigo y pude hacer algunas fotografías no sin antes ponerme ojos en la nuca y es que no me fiaba ni un pelo de que no volviera, a todo eso  tenía la mente divida entre marcharme de allí, porque todavía no sabía si habían mas toros o continuar más hacia adelante en la dirección que llevaba hasta encontrar una mancha nueva en el caso de que la hubiera, porque antes de encontrar esos llevaba dos horas andando por esa zona, sin ver nada, ni buenas ni malas, decidí que sería buena idea continuar y así lo hice hasta que me encontré con ese mogollón de toros en ladera de enfrente por donde iba yo con caras de muy pocos amigos y me dije….Emilio, ya lo tienes bien.

Así que el gran dilema es ese, se que están, donde se encuentran, que son los primeros y que van a mas, solo hay que ver el suelo como esta de mojado, pero tengo un problema y es un problema muy negro y con cuernos, que a esos tonterías y bajadas de guardias las justas.

No me han importado nunca demasiado las vaquillas en el bosque pero es que aquí hablamos de otra cosa, es el doble de peso con la misma mala leche o quizás más.

Alguien tiene una capa por ahí?

Los comentarios están cerrados.