Blog de setas y hongos de Emilio Jose Setas

Tomates enanos, un producto natural y excepcional.

Articulo 178

Productos silvestres, temporada de verano 2012

Esta vez voy a hablaros de otro producto silvestre donde no incide para su crecimiento para nada la mano del hombre, sale de manera totalmente natural y son duros y resistentes como nada ante cualquier percance.

Casi más que percance yo lo llame problema y es que llevar más de seis semanas sin una gota de agua es como para pensarse el salir, pues queridos amigos ahí están, preciosos en color, deliciosos en aroma, sabor , textura y únicos en su tamaño.

Gente muy entendida y famosa en restauración me han dicho que no han comido ni visto nada igual….

Estoy hablando de un producto que nace solo, no tiene ninguna ayuda y que por supuesto tampoco nada de producto químico para protegerlo de las plagas, donde están que salieron de manera esporádica ya hace unos años son sitios al lado de bosques y zonas de solana pura y dura, tan difíciles son allí las condiciones climatológicas que a las nueve de la mañana ya no se puede estar recogiendo tomates, porque la cantidad de sudor que le cae a uno por la frente es tal que llega un momento que te impide hasta ver el suelo.

Este año no han venido bien de los nueve sitios que conoce mi madre solo ha salido en uno, pero que solo con ese son una plaga, el otro día fui a regarlos con agua de lluvia que tengo reservada para casos excepcionales en casa de mi abuela ya que ella la recoge en bidones para regar las plantas y a mí cuando me hace falta y hace tiempo que no llueve allí siempre tengo suministro de un “agua perfecta”

Me ha dado por ellos por primera vez porque me ha gustado mucho el resultado de los diferentes estudios que he ido haciendo con las setas y me lo comento mi madre tiempo atrás y este verano me he puesto con ellos, tengo las matas numeradas contados los tomates verdes que quedan cuando elegimos los maduros y cuál es la evolución de las matas, con el tanto por cien de agua que le pongo a cada mata, lo que tardan en madurar y también la producción en peso de cada recogida de las matas medianas, aparte de apuntar las temperaturas ambientales que últimamente han sido de más de 35 grados.

Con unas cincuenta matas a pleno rendimiento y algunas de ellas con más de un metro de circunferencia la recogida de tomates esta mas que asegurada en el tiempo, allí la primera vez que estuve llegue a la rápida conclusión de que eso se había adaptado a un entorno hostil a las mil maravillas, todo el suelo esta agrietado por la falta de agua, de hecho en algunos sitios caben hasta los dedos en algunas grietas que están por todo ese terreno, y las matas ni se inmutan por la falta de agua, lo que sí que hice como dije antes fue regarlos pero con mucha precaución ya que si se desarrollaban así significaba que se habían adaptado perfectamente a la escasez de agua y no quería pasarme en ponerles agua, para no cambiarles demasiado unos parámetros a los que estaban acostumbrados, así que agua, si, pero solo la necesaria y una cantidad diferente a cada mata dependiendo de su tamaño, por supuesto el agua la ponía en la rama principal de la mata, la más gruesa, la que formaba la planta.

La falta de agua para ellos no es ningún problema todo lo contrario, son más pequeños que los “Cherrys” que se pueden comprar por ahí, pero su sabor esta mucho mas condensado y acentuado en esos diminutos pero muy sabrosos tomates enanos.

El regarlos y seguir haciéndolo dependiendo de su crecimiento y la evolución de la planta, lo estamos haciendo porque si mantenemos la planta en su punto de humedad los tomates los seguiremos cogiendo hasta pasado el mes de octubre, ahora llevamos con ellos más de un mes y están preciosos tanto el fruto como la mata, porque el otro día estuve allí y pude observar que el 95 % de las matas tienen flor y cuando los vi por primera vez estaban sin ellas,  preguntándoselo a mi madre que es quien lleva cogiéndolos varios años, me dijo que lo normal es que en agosto se terminen porque la planta desaparece y eso tiene que ser por la falta de agua, porque dependiendo solo de la que les pueda caer de arriba lo tienen muy crudo.

Así que según ella este año está todo precioso y se ve a la mata con fuerza, algunas las hemos aguantado con unas cañas diminutas para que no se rompan parte de las ramas de la mata por la cantidad de tomates que tienen, porque aun siendo pequeños salen como los racimos de uva, apegados y a montones, viendo el resultado tan positivo que han dado este año, con solo regarlos una vez y teniendo en cuenta que por sus circunstancias y el paso de los años y la escasez casi absoluta de agua, puedo decir que son totalmente de secano, pero que con un agua bien repartida tanto en cantidad como en el tiempo, estas matas van a seguir produciendo muchos más de estos buenísimos tomates.

Estos son como los tomates normales de antes, antiguamente antes de que todo fuera como el plástico y le pusieran de todo para aumentar aromas y que aguantaran más tiempo en las tiendas sin pasarse, existía verdura de verdad como la hacían nuestros abuelos y que era un placer comer aquel tipo de hortalizas, pues esto es lo mismo pero cuarenta o cincuenta años después, solo con el roce del brazo en la mata de los tomatitos el aroma que te envuelve es increíble, pero lo bueno de todo es que los tomates saben muchísimo mejor de lo que cada uno de vosotros os estáis imaginando en estos momentos, la falta de agua hace como he dicho antes que se concentre mucho mas el sabor en el tomate, por eso es tan importante no pasarse con el agua, porque no buscamos mayor tamaño en los tomates si no poder alargar la vida de la mata en el tiempo y poder seguir cogiendo esta delicia como mínimo dos meses mas, así que estimados seguidores de este blog, este verano me ha dado por los tomates y por otro producto también silvestre que llevo con el también liado unas cinco semanas, pero que eso forma parte de otro artículo.

Saludos rojitos.

Los comentarios están cerrados.