Blog de setas y hongos de Emilio Jose Setas

I+D Investigación y desarrollo de los Níscalos.

Articulo 204

Los Níscalos y su crecimiento

Realmente para escribiros este nuevo artículo me tengo que ir fijando en las fotos que lo componen porque ahí radica el poder expresarlo como toca y vosotros estimados amigos que lo podáis entender lo mejor posible, que ese es mi objetivo final.

Mucho se habla de que si algunas setas ya no crecen una vez han salido, este articulo va dedicado sobre todo a una variedad en concreto de la gran cantidad de variedades que siembran los suelos de muchos bosques en situaciones propicias para ellas, como por ejemplo estas, los buscados níscalos, pues bien después de un estudio de ellos a pie de monte desde finales de agosto a principios de octubre he podido concluir que crecer, crecen, pero no todos solo algunos de ellos, eso viene sujeto a la tonalidad de la misma seta en el momento que la encuentro, bien empezando a crecer o algo desarrollada, este suelta o en grupo, toda seta que tenga un color verdoso o grisáceo, tiene un grado de humedad demasiado alto y es esa seta la que deja de desarrollarse, el resto sigue su curso, también tengo que decir que las condiciones de este estudio eran malísimas, una sequedad muy grande y nada de agua, por eso los tuve que regar y mantener, que con regar no es suficiente, el agua tiene que entrar en el suelo de manera que tenga la cantidad justa para la mancha de níscalos o bien en su caso para individuos sueltos que para mí son los que no están tocándose los sombreros unos con los otros, níscalos que se encuentran en un grupo de una veintena de ellos en un palmo cuadrado pero sin tocarse, no me refiero a un níscalo aquí y a otro treinta metros.

Para que os hagáis una idea el tamaño de ellos es más o menos del que tiene una moneda de 10 céntimos de Euro, estando en el bosque a diario los veo crecer, los tapo o destapo en función del clima, para que siempre tengan ese grado de humedad constante que ellos necesitan, si se lo da la naturaleza porque llueve pues esa agua se la tengo yo que dejar de proporcionar pues tan bueno puede ser el agua en su justa medida, como mala en exceso y ahí radica gran parte de la esencia de este articulo, luego si os fijáis en las fotos, que como ya sabréis sigo subiendo en el face, porque continuo sin poder subirlas aquí en el blog, veréis que hay algunos níscalos grandes y en la parte de abajo una mancha de diminutos níscalos en perfecto estado, aquí no se cortan, se arrancan porque pasar la navaja por debajo, significara destrozar todo lo pequeño que está saliendo y una vez han salido hay que cuidar esos pequeños grupos de níscalos que son los que me van a hacer coger esas cestas de níscalos en plena sequedad estival.

Al arrancar los grandes con sumo cuidado, debajo de ellos se encuentran los níscalos a borbotones, solo hay que coger los de arriba, los grandes y dejar los pequeños, que como digo tienen que tener ese color uniforme, todos los demás que tienen otra tonalidad se quedan tal cual están, cuando llueve o en su defecto cuando yo los riego y los hago salir, procuro en base a estas dos acciones tan distintas que no paren de salir, la naturaleza puede llevar su ritmo normal en lluvias, pero y si no llueve? Como está pasando casi todos los años y si partimos de que estamos en verano, pues con más motivo, ahí entra de lleno la mano del hombre creando esa situación artificial que los produce de la misma manera, aunque viendo lo visto en ese mes de septiembre, os diría que todo lo que he hecho que ha provocado la salida ellos en manchas que ya podéis ver como son y la cantidad que tienen, me atrevería a decir que salen muchos más cuando yo les hago lo que les hago, que no solo es regarlos, que cuando les llueve, que por cierto, en septiembre de este 2012, ha sido menos que nada.

Hacerlos salir de manera artificial es posible, mantenerlos también, pero entraña más dificultad, luego que no se pasen y que por supuesto estén perfectos, en el bosque estuve varios días porque esas fotos están hechas en medio de la inmensidad del bosque en distintas orientaciones y en algunos casos de un grupo de níscalos a otro habían varios kilómetros de por medio, al no tener las mismas orientaciones tampoco tenían las mismas temperaturas y ahí es donde debía de mantenerlo en los parámetros mas aproximados para que los níscalos no se agusanaran, hay todo tipo de cosas que ya lo he dicho alguna vez para poder hacer esto, pero que no voy a decir cuáles son y mucho menos explicarlas, pero que le tienes que dedicar todo tu tiempo, que en estos casos de tan altas temperaturas la dedicación es absoluta y por lo esparcidos que tengo los grupos de setas es casi de sol a sol.

Con todo esto, he podido saber cuánto crecen, cada cuantos días salen los nuevos, cuáles de todos los que hay en la mancha van a continuar creciendo y cuáles no, es impresionante verlos a diario y poder ver su evolución, por donde empiezan los sombreros a aparecer de tan solo milímetros, como se van haciendo grandes y como salen tan juntos que es una lucha por ver cual llega a desarrollar más que los de al lado, y por todo esto llega un momento que forman parte de mi mismo, es algo que estas cuidando y manteniendo, la gente lo puede ver como simples grupos de setas, pero para mí son mucho más, incluso en alguna ocasión he tenido que “podar” alguno porque estaba saliendo de forma que pisaba a los de al lado y los deformaba, cortando ese, los de alrededor tenían todas las probabilidades del mundo para salir con una forma redondeada y perfecta, les he puesto a algunas de las fotos unas letras o unos números, las tenéis que ver tal cual están numeradas, así se ve el crecimiento de las setas y también las que están de distinto color, donde se aprecia que mientras el resto a crecido esos níscalos se han quedado igual.

También se ve claramente la seta como la voy eligiendo y dejando las más pequeñas,  en las fotos 3,4 y cinco hay una diferencia de 25 días, entre la foto de menor número a la de mayor numero, la tonalidad verdosa del níscalo enano de la foto tres ya hacía presagiar que se iba a quedar tal cual estaba, como así fue, podéis estar pensando….pues sí que ha crecido poco el níscalo de debajo del pequeño, pues sí, pero esto es solo un ejemplo, todos los níscalos de este estudio no han crecido ni mucho menos por igual.

En las fotos B y B1, hay muy pocos días de diferencia, también en las fotos 1 que hay dos con el mismo número y la 2, que ya son los níscalos desarrollados y perfectos para recoger, lo mismo pasa con el resto de fotos, la diferencia radica en el exceso de agua en las fotos 3,4 y 5, ha crecido muy poco en relación a lo que debería de haber sido un crecimiento normal y lógico dentro de los ciclos que ellos tienen, resumiendo unos cuantos días por el bosque haciendo mediciones de todo y buscando la manera de que salgan de forma artificial, como fue el 95% de los casos de ese mes, la naturaleza solo consiguió mover el cinco por cien de los níscalos de forma natural, vamos nada de nada si lo comparamos con esos montones de níscalos eclosionados en el bosque a través de ir poco a poco entendiendo cada día mas que esto es muy difícil pero que la satisfacción personal que a mí me deja no hay nada que lo pueda comparar con ello.

Así que volviendo a repasar el texto y antes de subirlo, os digo muy seguro de mi mismo que salen más níscalos así que dejando a la naturaleza seguir su curso.

Los comentarios están cerrados.