Blog de setas y hongos de Emilio Jose Setas

Otro dia de setas con Paco

Articulo 210

Leucopaxillus candidus, Lepista nuda. Agaricus y Lactarius

Este es uno de los días que cuando nos juntamos Paco y yo, se convierten en un día fantástico el problema que tenemos es que aunque vivamos relativamente cerca en comparación con otros amigos de salidas seteras que tengo repartidos por media España es en ambos la falta de tiempo para reunirnos, lo que sí que hacemos es hablar por teléfono muy a menudo, pero lo que más nos gusta en salir juntos a coger setas y que alguna vez se cumple esa expectativa que paso a contaros aquí en este nuevo artículo.

Aquí se dieron varias cosas, estaba todo muy movido de setas, aunque nosotros teníamos puesto el ojo en una variedad en concreto que Paco llevaba varios días vigilando esos setales para ir en el momento adecuado, todo ello se nos fue un poco al traste cuando hubo un cambio de tiempo y una fuerte bajada de temperaturas lo que pronosticaba el final de temporada de setas en aquella zona (Como mas tarde ocurrió) como no podíamos elegir nos fuimos a coger Leucopaxillus candidus que era lo que estábamos esperando que crecieran para poderlos coger, al tener que adelantar la salida en unos días tuvimos que esmerarnos a la hora de elegir la seta, siempre lo hacemos pero ese día con más motivo ya que la inmensa mayoría eran muy pequeñas, eso sí, habían corros enormes de esa seta, tanto en hileras como en corros de media luna, habían a montones y eso que muchas no se veían que estaban debajo de la hierba, mezclados entre pinos y sabinas rastreras suelen aparecer en épocas de mucha humedad o en sitios que tengan la humedad suficiente como para hacer su aparición algunas de las veces de manera esporádica y en poca cantidad, pero cuando se da las circunstancias justas a lo que ellos necesitan es un espectáculo porque salen en grupos enormes, setas de terrenos calcáreos y también de zonas acidas a veces están mezcladas con los Edulis, así de poco exigentes son con el tipo de suelo, aunque como todas las setas sí que necesitan unas condiciones como toca para que salgan y se convierta en una buena temporada para ellas pero sobre todo para nosotros que les vamos siguiendo la pista de cerca.

Cuando empezábamos casi a darlos por perdidos por la falta de agua y lo avanzado de la temporada, aparecieron en masa, pero que como he dicho antes casi en su totalidad muy pequeños, menos algunos que se vinieron con nosotros a casa la gran mayoría se quedaron allí, podréis estar pensando que si el tiempo era tan malo a partir de ahí porque no llevarnos la seta a casa si al fin y al cabo se iba a pasar toda? Pues porque a los “seteñines” hay que dejarlos crecer sea cual sea la variedad y las circunstancias en las que nos encontremos, eso ya lo pensaba yo hace muchos años y desde luego que no voy a cambiar mi manera de pensar ni de hacer las cosas en el bosque, siempre digo que hay un duende en el bosque que me recompensa por todas esas cosas que hago y ese día no iba a ser menos….

Después de dejarnos los corros de Leucopaxillus prácticamente por tocar, la madre naturaleza nos obsequio a cambio de aquello, con unos corros magníficos de Leucopaxillus que no sabíamos que estaban allí, tenían el mismo tamaño que los anteriores pero ya conocemos setales nuevos de esta seta eso fue posible porque como nos sobraba tiempo dimos un rodeo por otro sitio para volver al coche, también vimos unos corros de Lepista nuda, lo que yo llamo champiñones de sangre porque en el roce con ellos viran a rojo fuerte y unos Agitadores preciosos, todo ello mezclado con una lluvia que no paraba de caer , mucha niebla y de un frio demasiado fuerte para las fechas que estábamos pero así es la naturaleza….Imprevisible en muchos aspectos.

Amigo Paco, estoy a tu disposición para cuando quieras volver a salir.

Un abrazo.

http://youtu.be/NSPeI9bZ510

Los comentarios están cerrados.