Blog de setas y hongos de Emilio Jose Setas

Seis años de “Diario Micológico”

Articulo 213

Hayedos, el bosque encantado

Ayer día 8 de febrero el blog cumplió seis años de vida, al principio no estaba muy activo porque tenía la web de www.micologia.es y el foro que había en dicha pagina, tenía más trabajo que tiempo y le dedicaba casi por completo todo ese tiempo a la página web, solo tenéis que ir a la primera pagina del blog para ver que casi no había ningún artículo, todo eso ha cambiado muchísimo y a día de hoy raro es el año que no tiene cuarenta artículos escritos.

Solo tengo el blog y un perfil en Facebook, con esos dos únicos sitios para mi es suficiente para contaros parte de mis salidas al bosque, a día de hoy sigo declinando toda invitación a participar en los sitios que me lo proponen, no tengo tiempo para ello ya que me paso medio año en el bosque y como ya sabréis me gusta hacer las cosas bien o no hacerlas en el caso de no hacerlas como toca, o bien hacerlas a medias.

Hay muchos miles de seguidores de este blog que están muy contentos de tener un blog como este, un blog de Micología que es una historia abierta al bosque y que yo les cuento como están las cosas por el monte, tanto de setas como todo lo que tenga relación con ellas, también del estado en que se encuentra el monte y algunas veces puntuales la situación de alguna variedad en el monte como por ejemplo hice el año pasado con los Boletus edulis en Bronchales.

Procuro daros algo de información como he dicho antes de manera puntual, para que todos podáis disfrutar un poco de esa salida a por setas con un destino ya concreto y que no rodéis para arriba ni para abajo en sitios que quizás no haya nada….

Vamos a esta nueva historia Micológica:

Podía haber elegido otro título y otra historia para esta fecha tan señalada pero he decidido contaros una nueva salida en el hayedo, ese bosque mágico que a mi tanto me gusta y que con toda probabilidad este año 2013, cambie de aires y me vaya por la zona de Vitoria o quizás un poco más al norte, no descarto tampoco los bosques Cántabros y también tengo ganas de visitar los bosques de León, eso lo iré planificando como siempre con varios meses de antelación.

Hayedos…Para mí la clave de todo, bosques místicos con una frescura en el ambiente y una humedad propia de los lugares más bellos y apartados de los bosques Españoles, con una situación geográfica privilegiada con respecto a otro tipo de arboles, las hayas están en zonas donde la humedad es constante y el agua esta presenta a lo largo de todo el año, luego dependiendo de la altura en la que se encuentren están a merced de la nieve durante algunos días de invierno o bien toda esa precipitación es en forma de agua por tener una altura en la cual no nieva por encontrarse demasiado bajo, ya estoy tomando datos de precipitación de las zonas que he elegido para mi próximo ó próximos viajes al norte que como he dicho antes voy a cambiar a sitios nuevos, este año pasado al llover tantísimo a casi el final de temporada por aquellos lares han salido todo tipo de insectos y animales propios del hayedo, algunos de los cuales no los había visto nunca y eso que llevo unos 18 viajes en los últimos seis años, el agua le da vida a todo y cuando esta todo anegado por ese imprescindible elemento aparece de todo, desde ranas de colores hasta insectos, orugas, serpientes, tritones, salamandras, es impresionante la vida que tiene que está delante de nosotros pero que no vemos hasta que aquello se convierte en un arco iris de colores, esta salida la hicimos mi madre y yo con Byn y Nuria, una salida de las que yo llamo perfectas, no por la seta que había que era mucha sino por la organización que llevamos a la hora de movernos por el bosque y aunque Byn se separo de nosotros varias veces a través de los walkies y de la posición del sol nos volvíamos a encontrar en medio de aquella selva de manera sincronizada y aunque hubieran pasado dos horas de la última vez que nos separamos, así que viendo aquello podíamos separarnos perfectamente para a la hora de ir a otra zona la podíamos partir en dos, yo me quedaba con Nuria y con mi madre y él se iba a otro sitio a veces a varios kilómetros del punto que nos habíamos separado y durante el día nos volvíamos a juntar, la verdad es que fue una experiencia nueva, agradable y muy positiva, con la gente que voy en otras circunstancias que no son las del hayedo ni por asomo, siempre llevo al compañero al lado que es lo más sensato y lo más lógico, pero siempre suelen ser sitios relativamente pequeños si los comparo con el hayedo del que os estoy hablando que son muchos kilómetros cuadrados, como la seguridad es lo primero siempre procuramos andar por sitios donde haya cobertura de teléfono y aparte de eso llevamos mapas cartográficos y los walkies que son de los buenos y de largo alcance, hay que saber muy bien lo que se hace porque al monte como en todos los deportes de riesgo hay que tener un mínimo de conocimiento del medio y respetarlo en su justa medida, como os habréis dado cuenta casi no he hablado de setas, no hace falta. Solo mirar el enlace de más abajo, allí tenéis quince minutos de locura micológica en el hayedo….

Feliz viaje.

http://youtu.be/1FVQPQYshNk

Los comentarios están cerrados.